EL 80% DE LOS MÉDICOS DE FAMILIA EN LOS CENTROS DE SALUD – CAPS SON PARTIDARIOS DE HACER EL TEST RÁPIDO DEL VIH

Pese a los avances en el manejo del VIH, el retraso diagnóstico observado entre los nuevos diagnósticos de infección por este virus es todavía elevado y el no detectar a tiempo la enfermedad no sólo tiene un impacto negativo sobre el propio paciente, también sobre el resto de la población. En el primer caso porque se beneficiarán menos del tratamiento y, en el segundo, porque es más probable que transmitan el virus a otras personas, aclara este experto. Por tanto, disponer del test rápido en la consulta del médico de familia podría incrementar la realización de la prueba del VIH, facilitando su ejecución, incrementando la aceptabilidad por parte del paciente y permitiéndole que conozca el resultado preliminar en la misma visita.

 

Los médicos de familia son partidarios de la introducción de la prueba rápida del VIH en sus consultas. Así se desprende de un estudio realizado por el Grupo de Trabajo del Diagnóstico Precoz del VIH en Atención Primaria en España. En este estudio el 80% está a favor de esta estrategia. El colectivo de médicos de familia es consciente del papel relevante que tiene tanto en el diagnóstico precoz del VIH, como a la hora de realizar intervenciones de prevención dirigidas a disminuir su transmisión a otras personas. Además, el 74,7% confiaría en el resultado obtenido con este tipo de test. Sin embargo, a pesar de su buena predisposición el trabajo, basado en los resultados de 1.308 cuestionarios cumplimentados en los centros de salud con cita médica por médicos de familia, pone de manifiesto que el 70,4% de los encuestados, aunque conoce la existencia de la prueba, desconoce su funcionamiento. En este sentido, los facultativos no sólo alegan falta de tiempo para ofrecer el test, sino que también reconocen la falta de preparación (56,4%). Asimismo, también señalan estos motivos como barrera para dar un consejo asistido a los pacientes (49,2% por falta de tiempo – 34,5% por falta de preparación). Ante este panorama. A día de hoy, muchos médicos de familia desconocen su funcionamiento debido a la poca accesibilidad a la prueba pues por el momento solo está disponible en ámbitos muy concretos como ONGs o ambulatorios con cita previa con el médico relacionados con la salud sexual.